1. LA IGLESIA EVANGÉLICA ALBORADA ADOPTA COMO DECLARACIÓN DE FE EL CREDO DE LOS APÓSTOLES

“Creemos en Dios Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra: en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor: que fue concebido del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado; al tercer día resucitó de entre los muertos; subió al cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre Todopoderoso y desde allí vendrá al fin del mundo a juzgar a los vivos y a los muertos.

Creemos en el Espíritu Santo, la Iglesia Universal, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección del cuerpo y la vida perdurable, amén.”

2. LA SAGRADA ESCRITURA

Creemos que la Biblia, o sea Las Sagradas Escrituras, se componen de los 66 libros canónicos, y que toda la Escritura es inspirada por Dios, 1 Tim. 3:16. La Biblia es la Palabra de Dios.

Creemos que la inspiración de las Sagradas Escrituras es PLENARIA Y VERBAL, y que éstas no contienen errores en la forma original en la que fueron entregadas a los hombres. Creemos que las Escrituras son la ÚNICA REVELACIÓN ESCRITA DE DIOS PARA LOS HOMBRES.

3. EL TRINO DIOS

Creemos en un solo Dios Todopoderosos que se manifiesta en los hombres en tres Personas Divinas; PADRE – HIJO – ESPÍRITU SANTO. Creemos que el Verbo es el Hijo de Dios, Juan 1: 1, que es igual a Dios, Juan 10:33, Isaías 9:6, que posee todos los atributos de Dios, Colosenses 1:19, y que se hizo carne para redimir a los pecadores, Juan 1: 14.

Creemos que el Espíritu Santo es Dios, el Otro Consolador Divino, Juan 14:16, y que mora en los verdaderos hijos de Dios, Romanos 8:9. (Véase Hechos 5: 3-4)

4. LA IGLESIA LOCAL

Creemos que la Iglesia Local se compone solamente de los que han experimentado el nuevo nacimiento, y que éstos deben ser bautizados en agua como señal de su fe en Cristo Jesús, Juan 3:5, Hechos 2: 38

Creemos que la Iglesia Local es autónoma e independiente en su administración, pero mantiene comunión con otras Iglesias Locales que son fieles a la Doctrina de Cristo. La Iglesia Local no debe formar parte de una Federación Denominacional. Creemos que la Iglesia Local es gobernada por un grupo de ancianos que también son llamados Obispos y Pastores, y que éstos son los líderes espirituales de la misma, y responsables ante el Señor por su bien espiritual. Los Ancianos deben gobernar y administrar a la Iglesia Local con la ayuda de los Diáconos y diaconisas, dando el ejemplo en todo, Filipenses 1:1. Ninguna persona que no sea miembro de la Iglesia Local, tiene injerencia en los asuntos internos de la Iglesia.

Creemos que el Espíritu Santo tiene libertad de manifestarse en la Iglesia local como Él quiere, dotando a la misma con los dones espirituales necesarios para el perfeccionamiento de todos los santos para la obra del ministerio, 1 Corintios 12: 7-14, Efesios 4:12.

Creemos que el ministerio es deber y responsabilidad de todos los creyentes, quienes participarán en la actividad de la Iglesia en forma espontánea, 1 Corintios 14:26-32

Creemos que el sacerdocio pertenece a todos los creyentes, 1 Pedro 2: 5-9, siendo el Señor Jesucristo el único Sumo Sacerdote de Su pueblo, Hebreos 3:1, y que todos los creyentes tienen el derecho de acercarse libremente a la presencia de Dios, sin otro intermediario que el Señor Jesucristo, Hebreos 10:22

Creemos en la Segunda Venida del Señor Jesucristo en forma personal, visible y gloriosa, para dar reposo a los suyos, y castigo a los que no creen, Hechos 1: 11, 2 Tesalonicenses 1: 7-8, 1 Tesalonicenses 5: 1-11. Del día y de la hora de la Segunda Venida nadie sabe. Los acontecimientos señalarán la proximidad de Su venida, Mateo 25: 33-36

Creemos en dos resurrecciones; una para vida eterna para los justos y la otra para el castigo eterno de los incrédulos, 1 Corintios 15:21-24, Apocalipsis 20: 5-6, y 12-15

5. EL GOBIERNO DE LA IGLESIA

Aclaramos que la Junta Directiva establecida legalmente según los Estatutos de la Iglesia, es sólo para atender a los asuntos legales de la Iglesia.

La Iglesia será dirigida en lo espiritual por varios Ancianos que también son llamados Obispos y Pastores. Siempre habrá pluralidad de Ancianos, los que son preparados por el Espíritu Santo de entre los Miembros de La Iglesia. Los Ancianos deberán ser reconocidos públicamente en la Iglesia como Guías Espirituales. Los miembros de la Iglesia se someterán a la dirección de los Ancianos, Hebreos 13: 17

El número de los Ancianos será variable, según las personas que están habilitadas para esta obra por el Espíritu Santo. Los requisitos espirituales y morales para ser anciano de la Iglesia se encuentran en las Sagradas Escrituras en los siguientes pasajes; 1 Timoteo 3: 1-7, Tito 1: 5-9, Hechos 20: 28-31, 1 Pedro 5: 1-4, y Hebreos 13: 17. Los primeros Ancianos de la Iglesia serán constituidos por el fundador de la Iglesia, Hechos 14:23, y en lo posterior, los nuevos Ancianos serán constituidos por los que ya son ancianos, siempre de acuerdo con los requisitos indicados en los pasajes citados.

La constitución de los Ancianos NO ES POR VOTACIÓN, sino por preparación del Espíritu Santo. Ser Anciano de la Iglesia no es tener un título, sino hacer una obra, 1 Timoteo 3:1. Los Ancianos de la Iglesia serán reconocidos por la obra que realizan dentro de la misma Iglesia.

6. LOS MIEMBROS DE LA IGLESIA

Para ser miembro de la Iglesia será necesario cumplir con los siguientes requisitos:

a) Haber recibido a Cristo Jesús como Salvador y Señor de su vida, Hechos 2: 28, Juan 3:3.

b) Haber sido bautizado por inmersión y sumersión en agua como testimonio público de su fe en Cristo Jesús, a no ser que haya algún impedimento legítimo, Hechos 2: 38, 8: 36 y 37

c) Haber dado muestras de la nueva vida recibida por fe en Cristo Jesús, Hechos 19:19

d) Los creyentes que vienen de otras congregaciones y desean ser miembros de la Iglesia, deberán presentar una carta de recomendación de su Iglesia, dando fe de su condición de creyente, y de su buena conducta, 2 Corintios 3: 1, o ser presentados a la Iglesia por otro hermano conocido, Hechos 9: 26-27

e) Los Ancianos de la Iglesia son los llamados a calificar toda solicitud de membresía, según las circunstancia de cada caso

f) Una vez aceptada la solicitud de membresía, sea ésta verbal o por escrito, la persona será recibida al seno de la Iglesia públicamente en una reunión de la misma

7. LA MUJER EN LA IGLESIA LOCAL

Creemos que la mujer creyente desempeña un papel muy importante en la Iglesia local. Su actividad dentro de la Iglesia está gobernada por las Sagradas Escrituras.

A la mujer le es permitido: Orar y Profetizar, 1 Corintios 11: 2-16, y Enseñar a otras mujeres, Tito 2: 3-5.

A la mujer No le es permitido: Enseñar en la Iglesia, 1 Timoteo 2: 11-12, 1 Corintios 14: 34. Ejercer dominio sobre el hombre, 1 Timoteo 2: 12, es decir, no puede ser líder de la Iglesia, tomando puesto de autoridad en la Iglesia, como lo hace el Anciano o el Maestro de la Palabra.

8. DISCIPLINA EN LA IGLESIA

Todo miembro de la Iglesia se someterá a la disciplina establecida en las Sagradas Escrituras, Mateo 18: 15-17. La disciplina en la Iglesia será responsabilidad de los Ancianos, con el respaldo de toda la Iglesia. Un miembro de la Iglesia puede ser disciplinado por los siguientes motivos:

a) El mal vivir. Gálatas 5: 19-21, 6: 1, 1 Corintios 5: 1-13

b) Vano palabrero. Tito 1: 10-14

c) Andar desordenadamente, 2 Tesalonicenses 3: 6-15

d) Causar divisiones, Romanos 16: 17-17, Tito 3:10

e) Enseñar falsa doctrina, 2 Pedro 2: 1-3, 2 Juan 9-11

Toda disciplina llevada a cabo será con el fin de establecer conciencia del error, y restaurar a la comunión con el Señor y con su pueblo.

9. LA CENA DEL SEÑOR

Creemos que la Iglesia deberá dar lugar para la colaboración de la Cena del Señor, por lo menos en forma semanal, Hechos 20: 7, y en otras ocasiones oportunas, 1 Corintios 11: 23-24.

La Cena no es administrada por persona especial, sino más bien, es la participación de todos los creyentes habilitados por la Palabra de Dios, 1 Corintios 11: 27-28, y la decisión de participar de la Cena o abstenerse de hacerlo es responsabilidad de cada creyente, 1 Corintios 11: 27-29.

No se necesita la presencia de un “misionero” o de un “pastor” para celebrar la Cena del Señor. El Señor mismo es el “centro de atracción” en la Cena del Señor, 1 Corintios 11: 23-26. El mismo ha dicho: “Haced esto en memoria de Mí”.

10. LA OFRENDA

La ofrenda en la Iglesia es responsabilidad de los mismos creyentes y no se debe hacer colectas públicas para sufragar los gastos de la Iglesia, 1 Corintios 16: 1-4, 2 Corintios 8 y 9. Normalmente se recibirá la ofrenda en la reunión del día domingo, y ésta será totalmente voluntaria, 1 Corintios 16:2

LAS SAGRADAS ESCRITURAS

Creemos que las Sagradas Escrituras son inspiradas por Dios y que constituyen la única revelación escrita de Dios para los hombres.

Creemos que las Sagradas Escrituras como fueron inspiradas por el Espíritu Santo en los manuscritos originales (autógrafos) son infalibles y exentas de error en su totalidad y en todas sus partes, y que son la única regla infalible de la fe y de la práctica.

Creemos en la inspiración Plenaria y Verbal de las Sagradas Escrituras.

Los Santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo usó a hombres escogidos para expresar las verdades de Dios, guiándolos a escoger las palabras correctas y necesarias para revelar estas verdades.